Ir al contenido principal

El lambí y los cubanelas




El LAMBÍ (Conch, en inglés) es un caracol muy común en las islas de Caribe.
Su concha es muy bonita y presenta tonalidades rosadas, naranjas y blancas suves y fuertes y sobre todo brillantes como es el Caribe.
Se usa mucho como adorno aunque algunos dicen que trae mala suerte. Yo no comparto esa idea, ya que he tenido en mi casa y siempre me fue bien con ellos a mi alrededor.
Bien cocinado es muy sabroso, pero mal cocinado es lo más conocido al caucho que te puedes imaginar.
El siguiente es un texto extraido de un sitio dominicano:

"La cocina dominicana es una mezcla de las influencias taínas, europea y africana en una explosión de ricos matices y condimentos.
Por ser la República Dominicana un país caribeño, el consumo de este “fruto” proveniente del mar es muy habitual, por lo que el lambí es uno de los mariscos que en “Quisqueya la bella” es muy popular. La gastronomía dominicana está enriquecida por su gran variedad de sabores, en la que los sazones caseros se unen con los productos que nos provee la naturaleza. El lambí es un molusco que según dicen es un excelente afrodisíaco, por lo que es una de las razones que en el país su consumo es muy apreciado, principalmente por toda la población masculina que creen en las potencialidades de este rico manjar marino."

El AJÍ CUBANELA es parecido en forma al Ají verde que se utiliza en Argentina y en Chile, pero no es picante. Su sabor es un poco más suave y es más aromático que el pimiento morrón más conocido en Argentina.

"El cubanela: Pimientos y ajíes hay muchos, pero el cubanela, que pertenece a la variedad de forma alargada, es único.
Aunque es un ingrediente base en la gastronomía dominicana, su uso se remonta a muchos años y civilizaciones atrás. Los mayas, por ejemplo, lo utilizaban en la preparación del cacao caliente o para moles.
Y es que al consumirlo no tiene que preocuparse por el sabor que adquirirán sus platos, pues este sabio vegetal tiene un sabor moderado, y a diferencias de los pimientos, no es ni demasiado picante, ni demasiado agrio.
También cuenta con variedad, pues dependiendo de cuándo se corte de la mata, lo encontrará en diferentes colores y tamaños: rojo, verde, amarillo o naranja. Eso sí, ¡todos sabrosos! "

Comentarios

  1. Hola! gracias por tu exhaustiva respuesta a mi pregunta anterior. Lástima que ninguna de las dos cosas se consigue en Buenos Aires, así que deberé quedarme con las ganas hasta que algún día decida ir a RD!!!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Martin, que pena que ya no te tengamos con nosotros en RD y que ahora sean los paisas los que se beneficien de tu amistad.
    Un abrazo y que el destino te depare todo lo que te mereces.
    Un amigo desde RD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CHEFS vs INGENIEROS EN ALIMENTOS

CHEFS vs INGENIEROS EN ALIMENTOS Confusión de los empresarios o faltan chefs o sobran ingenieros. Cuando la primera vez que encontré en Medellín, trabajando en una cocina y por encima del chef, a una ingeniera en alimentos no le di mayor importancia. El lugar era un viejo club tradicional de Medellín un poco venido a menos, pero conservando algo de su distinción de antaño. El chef era un buen profesional pero autodidacta y todos sabemos que hoy en día se necesita no solo saber cocinar y administrar una cocina desde el punto de vista operativo, sino también desde el punto de vista comercial. Pensé entonces que esa era la función que estaba cumpliendo el ingeniero en alimentos, control de recetas, control de los alimentos, compra, almacenamiento, etc. Pero cuando comencé a conocer por dentro más restaurantes, sobre todo en las grandes operaciones gastronómicas con cocinas centrales de abastecimiento para sus locales, los ingenieros en alimentos fungiendo como chefs, comenzaron a brotar c

Lo objetivo y lo subjetivo al elegir un restaurante

Foto: Restaurante TOMO I en Buenos Aires, menú 52 dólares sin bebidas. En general, leyendo a Alvaro Molina, estoy de acuerdo con él. Expone buenas razones y normalmente se justifican sus palabras. Estuve de acuerdo cuando decía que la Secretaría de Salud debería conversar con cocineros experimentados y diplomados sobre ciertas prohibiciones ridículas que nos ponen en problemas a los cocineros mientras permiten los pitillos sin ensobrar que transitan pisos y mesas de dudosa higiene antes de pasar dentro de nuestra botella de gaseosa o vaso de inofensivo jugo para terminar besando, claro que no muy sensualmente, nuestros labios, vaya a saber con cuántas bacterias, que eso sí, no pagamos por adquirirlas. Pero tenía que llegar el momento que disintiera con él en algún aspecto, y fue con su reciente “El mejor restaurante de Medellín, el de Colombia y el del mundo”. Estoy de acuerdo que siempre una elección de un restaurante puede tener algo de subjetividad, pero no es un “concurso de niños