Ir al contenido principal

FESTIVAL ITALIANO EN MEDELLÍN





UN MENÚ ITALIANO EN MEDELLÍN

El lugar, un conocido hotel de Medellín, que se auto cataloga 5 estrellas; el motivo, un Festival Italiano de esos que habitualmente se hacen en los hoteles.
El menú Carpaccio de Res, Pollo Baldostana (sic en el menú), un Helado de Macadamia, decorado con tuilles de caramelo todo acompañado por un vino francés y todo precedido de un “antipasto” de dudosa procedencia italiana más por su elaboración que por los productos utilizados.
La comida italiana no es el fuerte de la comunidad paisa pero cualquier esfuerzo que se haga por divulgarla bienvenido sea.
Quizás lo que habría que hacer es buscar alguna buena asesoría cuando se hagan este tipo de festivales para tratar que, al mismo, costo tengan un mayor valor agregado gastronómico.
El Carpaccio de Res, que nació en el Harry’s Bar de Venecia, es simplemente una carne de ternera muy fresca y de color rojo pálido (solomito, muchacho) que se corta casi congelado en una rebanadora de jamones en lonjas muy delgadas casi transparentes, se adereza con sal, pimienta, aceite de oliva, alcaparras y láminas de buen queso parmesano y algunos le ponen muy poco jugo de limón y muchos lo acompañan con una buena ensalada de rúcula. En este caso, la carne estaba cortada demasiado gruesa, tenía exceso de limón y le faltaban las alcaparras y el queso parmesano estaba muy seco…lo que molestó es el corte de la carne y la poca cantidad de aceite de oliva
El segundo plato, el Pollo alla Valdostana, es una preparación clásica del Val d’Aosta en noroeste de Italia en la frontera con Francia. Como todo plato popular tiene ciertas variaciones de cocinero en cocinero, cada uno le pone su toque personal pero, como siempre, prefiero considerar clásicas las versiones que más se repiten.
Esta versión más clásica es una suprema de pollo cortada por lo menos en dos láminas longitudinales que se salpimientan y se pasan por un poco de harina y se saltean en una mezcla de mantequilla y aceite de oliva hasta dorarse suavemente, después se cubren con una lámina de jamón cocido y por otra de queso fontina originario de este valle (no se rellenan).
Terminada la cocción se desglasa la sartén con un poco de vino blanco y se cubre la preparación con el desglasado.
En algunos casos también se condimenta con un poco de salvia fresca.
La pechuga de pollo en este caso estaba rellena de jamón y mozzarella, empanizada a la inglesa y frita, que no es la forma más clásica.
Hay algunas versiones así pero muy caseras y como variación del original pero además, para un hotel de esta categoría, no es la mejor versión y la presentación no es lo más moderna ni contribuye al desarrollo de la cocina en Medellín.
En general no se acompaña con fettuccine y menos a la crema pero acepto que una empresa de pastas patrocinaba el evento y había que usarla. Pero lo lógico hubiera sido servirla entre el Carpaccio y el pollo aderezada solo con aceite de oliva (también auspiciante), con salvia y con queso parmesano,… hubiera sido perfecto.
El postre podría haber sido algo más representativo que un helado, aunque los italianos son famosos por sus helados, y la decoración de la tuille de caramelo debió estar elaborada con un caramelo más delgado para que pudiera ser mordida sin peligro de romperse los dientes.
¿Cuándo los chefs serán libres en Medellín y dejen de depender de los gerentes que saben de administración pero no de cocina?

Comentarios

Entradas populares de este blog

CHEFS vs INGENIEROS EN ALIMENTOS

CHEFS vs INGENIEROS EN ALIMENTOS Confusión de los empresarios o faltan chefs o sobran ingenieros. Cuando la primera vez que encontré en Medellín, trabajando en una cocina y por encima del chef, a una ingeniera en alimentos no le di mayor importancia. El lugar era un viejo club tradicional de Medellín un poco venido a menos, pero conservando algo de su distinción de antaño. El chef era un buen profesional pero autodidacta y todos sabemos que hoy en día se necesita no solo saber cocinar y administrar una cocina desde el punto de vista operativo, sino también desde el punto de vista comercial. Pensé entonces que esa era la función que estaba cumpliendo el ingeniero en alimentos, control de recetas, control de los alimentos, compra, almacenamiento, etc. Pero cuando comencé a conocer por dentro más restaurantes, sobre todo en las grandes operaciones gastronómicas con cocinas centrales de abastecimiento para sus locales, los ingenieros en alimentos fungiendo como chefs, comenzaron a brot

MODAS EN LA COCINA, su inconsistencia

Mis primeras experiencias en los negocios de servicio fueron bares y discotecas, allá por el 1967, eran negocios de verano que hacíamos con amigos para pasar un buen veraneo de 3 meses o más, y aunque no lo crean, hacíamos suficiente dinero como para disfrutar el resto del año mientras estudiábamos. En el 71 me casé y comenzó a llegar mi hija entonces cambié los bares y discotecas del verano, por una sandwichería y esa fue mi primera experiencia gastronómica…y terminado el verano seguimos con el mismo tipo de negocio, pero ahora ya en forma permanente como medio de vida importante y así fue como fui dejando la veterinaria por la cocina. A la sandwichería pronto se le sumó una pizzería y después una rotisería…todavía no existía una idea bien clara de lo que era una cadena, por lo menos en Argentina y mucho menos las franquicias. Ahí me di cuenta que lo mío era la cocina y cuando llegó mi divorcio decidí estudiar cocina y me fui a Suiza…era la época de la Nouvelle Cuis

MARIDAJE ENTRE VINOS y COMIDAS...tan complejo como el amor eterno

El vino quiere unirse a la comida y la comida quiere unirse al vino. Pero existen miles de vinos en el mundo y cada uno es diferente y tiene su personalidad. Y también existen miles de platos básicos en la comida del mundo y ni hablemos de las miles de combinaciones que se hacen con ellos. Comida y vinos es algo tan simple como cuando un hombre quiere complacer a una mujer o una mujer quiere complacer a un hombre…esto lo decide cada uno y no hay reglas establecidas, son las reglas propias de cada uno. Un hombre y una mujer no tienen que parecerse para ser felices, muchas veces son los extremos los que se atraen y complementan. Con los vinos y la comida pasa lo mismo, un vino puede exaltar una comida, un vino puede opacar una comida y una comida puede exaltar un vino y una comida puede opacar un vino…tú decides lo que quieres hacer. La combinación del vino y la comida puede crear sabores y emociones que cada uno por separado es imposible que lo expresen. Y s